Ambiciones y descargas eléctricas (calambres) en la XXX Media Maratón Rockera de Villaverde

Volver a las andadas, las largas distancias. Que para los maratonianos no lo serán, pero para mí una Media Maratón ya es correr más de la cuenta. Y claro volver sin en estar preparado, pero creyendo estarlo, es sinónimo de sufrir. La media rockera de Villaverde es, de las que yo conozco, la de mejor ambiente sin duda, organización impecable y recorrido puñetero (por duro), no lo vamos a negar. Tenía muchas ganas de media, pero solo había hecho dos tiradas cuasi-largas previas a la carrera, y ninguna superior a los 15 kilómetros…

A la par que Belén Esteban llegaba a los 100.001 libros vendidos, me coloco un poco mal en la salida, que para los que corremos lento significa ponerse demasiado delante, a unos 15 metros de la élite, pero bueno lo hice por la compañía siempre agradable de los FFDR. Así es que cuando dan el pistoletazo decido irme echando a un lado para no molestar y coger mi ritmo. Todo sobre ruedas en los primeros kms, en los que decido no mirar reloj, simplemente acoplarme a mis sensaciones, y dejar pasar hordas de corredores, una sensación que no me agrada, pero que le vamos a hacer es lo que toca. Ya en el parque lineal (que bonico, ahí todo helado), en torno al km 8 creo que estoy en mi sitio (todavía me pasan algunos rápidos); y al pasar el km 10 decido mirar tiempos y veo que he ido demasiado rápido (en torno a 52-53 minutos), pero no me preocupa porque el ritmo cardiaco y las piernas están estupendas.

ImageEstupendas hasta dejar el parque y enfilar la primera cuesta en asfalto, ahí empezaron mis penurias. No soy de tomar gel, pero esta vez agarro una botella de agua en el segundo avituallamiento y engullo como puedo una mierdecica de estas, que llevaba por si acaso. Eso me hace descontrolarme, tanto el ritmo como la respiración, que combinado con la cuesta hace el resto, de ahí hasta el 15 no logro volver a sentirme medianamente bien, y vuelven a pasarme decenas de corredores de los que bajan de 2 horas (a priori mi objetivo). Pasan los kilómetros, y en el 18 llega el primer aviso, una cuesta no excesivamente larga, pero empinada, jarl, calambres, ¿pero esto qué es? ¿esto qué es? nunca me había pasado, me tengo que parar y andar. Termina la cuesta y pruebo a trotar, todo ok, pero el ritmo ya ha bajado a 6:30. Me acoplo con 3 chavales, que llevan un trote estupendo para mis circunstancias en esos momentos de carrera, y llego con ellos hasta el km 20,3, donde empieza la traca final, el cuestón fin de fiesta.

Me animan a esprintar con ellos, pero les digo que no-way, de hecho la culebrilla acecha con pincharme los gemelos de nuevo. Sigo a mi ritmo, cuando se dispara de nuevo el calambre, ale a andar otra vez, que en los metros finales da mucha más rabia, pero paso de lesionarme tontamente. En total que los 97 metros finales parece que puedo correr y entrar con un poco de dignidad, el tiempo final oficial: 2 horas 0 minutos 51 segundos, CASI.

¿Qué saco en claro de todo esto? Primero, que no estaba preparado para correr 21 km. Segundo, que estoy en forma (el primer diez mil fue casi mmp del año). Tercero, que he aprendido a escuchar a mi cuerpo humano, y lo respeto, ¿me entiendes?.

Cerraremos el año onemoretime con la Vallecana, aún con la duda: cajón <55 o diversión grupal, creo que este año voy a intentar darle a la zapatilla.

, , ,

Deja un comentario

Un melao en la Meloneira 2013

Comenzamos temporada con una nueva edición del trofeo Hipercore, la clásica Melonera, de la que te saltas una edición y pasa de ser gratis, a costar 7,60 (el 0,60 más absurdo que he pagado teniendo en cuenta que vivo al lado del hipermercado y podría haber pagado el dorsal in situ).

ImageCalor onemoretime, pero un poco menos que en 2011. Afrontaba yo esta carrera sabiendo que ya voy cogiendo de nuevo la forma, tras un parón al comienzo del verano, por culpa de mi metatarsalgia crónica del pie derecho, tras dos carreras de las que no comenté nada pero que me molaron mazo, crosses de Navacerrada y Collado Medianor, nocturnos ambos y muy bonicos. Y salimos atrás como de costumbre a un ritmo relajado (6:23 el primer km.) para ir cogiendo marchilla, y terminar en 55:53 neto oficial. Muy bien.

Lo mejor el público atlético animando por todo el recorrido y el relaxing cervezón del final. Lo peor el calor, los adoquines y el melón, que no me gusta nada, pero que me comí. Esta vez supe dosificar el botellín de agua del km. 5, hasta el final y no sufrí el efecto bocaseca de hace dos años.

Atiende: que este sábado me voy a plaza de castilla para intentar la mítica Madrid-Segovia 100km… Palabras mayores. Cuidarsen.

2 comentarios

North & South… Two States!

Estaba pensando en empezar con eso de… que rico el cocido madrileño con el caldo Aneto, pero no termina de tener gracia, con estos vaivenes meteorológicos (fruto de las corrientes del Ártico, tranquilos que aquí no os voy a dar la brasa con la meteorología y la diferencia entre tiempo y clima).

Volver a correr la carrera en la que uno tiene su mejor marca personal en 10 kilómetros… tiene su aquel, a sabiendas de que se está muy lejos de aquel 48. Pero bueno, el recorrido ya no era el que fue en 2011, donde la cuesta (arriba) del ángel caído al final del recorrido le daba un cierto punto épico. Por el contrario esta vez la Norte-Sur terminaba en una empinada rampa hacia abajo, en la cuesta de Moyano.

La vendían como siempre, en su quinta edición, “una carrera fácil”, “es casi toda cuesta abajo”, “para hacer marca personal”, verdades a medias…

Recuerdo de 2011 que la critiqué por varios motivos, de aquello ya solo queda el tema del precio (se aprovechan bastante, pero parece que les va bien, casi 4000 participantes dan crédito y alguien debe estar contando los billes). Ha mejorado (y mucho) la camiseta, un puntazo a su favor, parece que esta es de las que dura más de dos lavados. La organización tiene un notable esta vez, bien todo (está bien eso de aprender de los errores, y sobre todo… corregirlos).

Norte Sur 2013 - Two States, we want two states, north and south

Norte Sur 2013 – Two States, we want two states, north and south

Arrancamos a las 9:02 (yo siempre salgo atrás por convenio de la Haya), y los primeros kilómetros no miro el reloj, pero mi cuerpo me dice que voy bien porque no pierdo comba en el ritmo respiratorio, a llegar al km. 3 nos encontramos con la primera cuesta, esta nos la conocemos, hace unas semanas la subimos en la carrera del water, Pio XII, sigo bien porque el ritmo respiratorio sigue siendo muy uniforme, esto me da que pensar, iré demasiado lento?, así es que miro el reloj…, voy bien. Tenía en mente atacar el sub 54 del agua, y rondar los 53 minutos en esta. Los entrenos de la semana daban razones, y resultaron ciertas.

Así es que sabiendo que ahora vienen los toboganes de Serrano me dedico a apretar un poquito, pero sin pasarme, que hemos hecho los deberes y sabemos que nos han puesto dos ‘putadas’ en el recorrido. La primera: un nudo en Eduardo Dato que paso con éxito, pero la cadencia respiratoria ya empieza a acelerarse. Recupero bien al retomar Serrano, para llegar al km 8 a la puerta de Alcalá, putada number two, bajar hasta Cibeles para … volver a subir esos 200 metros puñeteros (nuestro camino habitual para entrenar en el parque del Retiro). Aunque ya no voy tan bien, me sorprende que no puedo ir por la sombra, se acumula tanta gente con la que choco, que tengo que optar por apartarme a la izquierda (en busca del sr. Lorenzo) y empezar a adelantar norteños caídos (ganó el sur por cierto :)).

De ahí hasta meta, dos problemas: voy saturado, ya solo cojo y suelto el aire, y el reloj se me ha atorado con el sudor, me dedico a intentar ponerlo en marcha de nuevo mientras corro a toda leche, en dirección a la meta. Consigo secar el Garmin casi entrando en meta, y parar el crono en 52:44 (52:45 en neto oficial). Éxito inesperado.

Esta vez nos juntamos unos cuantos gordetes a correr, nuestro “soy el uno”, se quedó cerca de la San Silvestre Internacional, le pudieron las galletas y un cordón mal atado: 38:16, okachimachi!.

A esta no íbamos a ir, pero ya está hecha… El viernes toca cross de montaña de Navacerrada, muchas ganas! Cuidarsen.

Deja un comentario

La lengua como un gatete en la Proniño 2013

Sin duda, si alguien podía batir a Chema Martínez en la IV Edición de la Carrera ProNiño… ese era Bocaseca Man, pero no le vimos en la línea de salida, y los Martínez lo tuvieron fácil. Calor asfixiante ya a las 8:30 de la mañana, cuando estiraba mi cuerpo humano esperando a mis compañeros Fat Runners, y mi dorsal “1986”.

Puntuales a las 9:00 nos situamos, ¿dónde nos situamos?, no hay sitio, no se puede entrar al corral de <60 minutos… bueno pues esperamos a que salga todo el mundo e iniciamos la marcha, ya con el crono en 3 minutos y pico al pisar la alfombra de los pitidos.

Idea inicial: rondar los 56 minutos, después del agobio físico (esa cuesta no tiene nombre) de la semana pasada en la carrera del medio ambiente. Dejo a mis compañeros e inicio mi marcha, intentando no salir muy embalado (esto no es la carrera del agua, de hecho es la carrera de la deshidratación), y regulo 5:42 el primer km (bien), el segundo sale un poco mejor, pero sigo conteniéndome porque ya voy notando que el sr. Lorenzo no va a dar tregua.

En el km. 4 empiezo a perder mis creencias ateístas, y rezo e imploro la llegada al punto de hidratación, ¿donde está el botellín de agua? que me va a dar algo. Por fin, poco después de pasar el km. 5 (28 minutos aprox según Garmin, en tiempo), como un oasis en el Sahara, la muchachada de voluntarios repartiendo botellines con alegría (gracias por los ánimos, en ese circuito del PAU de las Tablas, donde el símil del desierto se hacía más evidente si cabe).

ImageEstiro el líquido elemento lo más que puedo (hasta casi llegar al km. 9), dando pequeños sorbos que saben cómo la mejor de las cervezas post-carrera. La cuesta abajo empinada, cerca del final, me hace pensar “esto ya está”, pero la calorina me deja sin saliva pasado el km. 9, mis piernas bien, mi cardio perfecto, pero no hay saliva, muero, me ahogo, arrggg. En un sobre esfuerzo hago todo lo posible por aguantar, y lo logro, quedan 500 metros (lo grito: “500 metros muchachada!”), aprieto un poco (km. 10 en 5:11) y crono final (neto oficial) en 55:43. Prueba superada.

Queridos gord@s hidratarse mucho. Próxima parada, el reto del año: Cross Nocturno de Navacerrada 10km!

Deja un comentario

34 Edición Carrera del Agua – The Comeback

Camiseta Dorsal - Forofos del Running - Carrera del Agua

Camiseta Dorsal – Forofos del Running – Carrera del Agua

Volveeer, pero no como Ansar, volver de verdad. Tras 15 meses de penurias y espalda regulera, por fin me encuentro razonablemente bien. Para muestra un botón: volver a correr un 10km oficial y hacerlo disfrutando.

Nuevamente, era un misterio para mí todo esto (como respondería mi cuerpo, sufriría en exceso… etc); llevo meses entrenando, e incluso corrí alguna carrera menor (benéficas y distancias cortas), para ponerme a prueba. Pero no sabía cómo respondería mi cuerpo en esta, la 34 edición de la carrera del agua (por el amor de dos no la privaticéis, políticos del mundo), a la que le tengo un cierto aprecio ya que en ella conseguí bajar considerablemente mi crono en el año 2011.

Esta vez me vestí para la ocasión, con mi flamante camiseta naranja de los Forofos del Running (www.forofosdelrunning.com), un grupo estupendo de amantes de esto del buen correr / buen comer (buen beber según tengo entendido). Quedada para presentarnos, cafelito rápido, calentamiento con mis queridos #fatrunners (vagos hay que calentar más), y a la línea de salida.

Estos días se debate en el foro (de forofos) un tema interesante: Eso de posicionarse cada cual en el sitio que le corresponda, antes de empezar a darle a la zapatilla. Es una locura lo que sucede en todas las carreras, grupos de seres humanos que se creen usain bolt y avanzan metros y metros antes del pistoletazo (colándose incluso, cuando hay cajones delimitados), para desfogarse en 500 m y empezar a estorbar a la “élite”. Muy lamentable.

Nosotros, como buenos gordos que somos, asumimos nuestro rol de ir en el pelotón de cola, donde nos corresponde, ya se adelantará si se puede (y se pudo).

Andamos un ratito (casi 3 minutos) y por fin alcanzamos la alfombra de salida (piii), ale a correr. Como no tenía muy claro que hacer (salir a 6′ era la idea), me pongo a correr e intento guiarme por sensaciones, primer kilómetro (ya en solitario) en 5:22, frena J. que te estampas en castellana. Decido no mirar el reloj, y seguir guiándome por el ritmo cardiaco, y este sigue siendo bueno en los kilómetros siguientes, hasta llegar a la cuesta más prominente de esta prueba (no por dura, sino por larga), paseo de la Castellana.

Ánimos de “vamos forofo” (creo que Piter, perdonad no os conozco mucho) me ponen las pilas, y subo sin mucha dificultad, km. 6 y veo que estoy fino fino (para lo que esperaba de mis piernas, que era simplemente bajar de la hora).

Enfilamos bravo murillo “todo padendro”, y no paro de adelantar corredores, parece que la cosa marcha. Y tanto que marchó: 54:15 en línea de meta (permitiéndome el lujo de esprintar al final, y hacer el km 10 en un maravilloso 5:02). Solo una pega: ¿botellas? ¿donde estaba el bolsón de agua?😉

El día después molestias en un glúteo me generan cierta preocupación, que hoy han desaparecido por completo.

El sábado 8 carrera del medio ambiente (esta será de tranqui total), y el domingo 16: ProNeng 2013, otra de las que más me gusta (será mi tercera participación, tras el año en blanco de 2012).

Corred amigos, pero no olvidéis comer también.

Deja un comentario

Hernia Discal – Mala compañera

El pinzamiento de Getafe, que ya queda bien lejos, fue algo más que un momento doloroso del gluteo, el piramidal y la zona lumbar. Que yo achaqué en principio a la sobre carga de kilómetros, y que me dejó unos días algo k.o. técnico, pero volví, completé mi entrenamiento para la Maratón.

Y llegó la última tirada larga, 24 km. creo recordar, que realicé con cierta alegría y sin dolores, pero fue la última, el lunes siguiente (29 de enero) mi espalda hizo “catacroker”, y se jodió algo más que mi primer maratón, se acabó el correr por una larga temporada.

Tengo una hernia de disco L4-L5 que me acompaña desde hace algo más de 9 años, que fue operada en su día, pero que siempre andaba por ahí como una mosca cojonera, sin dolor, con molestias habituales. Pero en los últimos años se había aletargado, y yo me vi corriendo tan alegre y tan bien (algo no recomendable como ejercicio para esta lesión en general, pero las generalizaciones son solo eso, se puede correr, pero hay que hacerlo con cabeza, algo que yo perdí al forzar mas de la cuenta, en kilómetros y ritmos).

Mi compañero y amigo de entrenos Josiko, se curró un post en su blog hace unos meses muy buenos (a raíz de mi recaída a los infiernos), que os dará unas pautas generales muy buenas:

http://micarrerahaciaelrunning.wordpress.com/2012/03/21/hernia-discal-o-de-disco-video-con-ejercicios/
Si estáis leyendo esto probablemente sea porque sufrís el asunto. Yo, desde mi experiencia, solo os puedo decir: visitad a un especialista, seguid el protocolo: intentando que os vea cuanto antes un traumatólogo experto en la zona. Cada hernia es un mundo, en localización vertebral y posición lateral, e implica a diferentes raíces nerviosas, que puede hacer que el dolor se quede fijo en una zona, se extienda hacia las piernas, fluctúe por días / semanas / etc… sí, es muy desagradable e incapacitante, pero termina aflojando, bien sea con reposo / estiramientos / calor / fisioterapia / osteopatía / etc. Eso sí, la palabra es PACIENCIA, porque suele tardar.

Mi calvario pasó por todas las fases, desde el dolor agudo que me tuvo completamente inmóvil  (días de cama, inyecciones de corticoides, etc), las molestias agudas con pinchazos en glúteos, caderas, lumbares, etc, hasta que poco a poco se ha estabilizado (que no ido), y que en Julio de hecho era tan débil que me lancé de nuevo un par de días al trote cochinero por el parque (sin consecuencias negativas). Pero en vacaciones forcé la máquina (excursiones largas a pie), que me han provocado otra pequeña recaída. La esperanza no la pierdo, fortalecer lumbares, abdominales, estiramientos diarios, mucha fuerza de voluntad, pero volveré a correr (que no a competir, las carreras populares si llegan, serán pocas y sin ánimo de mejorar tiempos, ni nada por el estilo).

Si sufrís este calvario… mucho ánimo!!!

Deja un comentario

Pinzamientos en Getafe (XIII Media Maraton Ciudad de Getafe)

Que Getafe es feo … “eso ya se sabía hace un montón” (que diría un sabio), que la media Maratón de Getafe es lisica lisica… pues no; tenía dos cuestas oiga, ligeras pero cuestecicas eran. Quedamos temprano con el mister Caño, Charo, Goyo, Prieto, Ro y compañía para recoger dorsal, chip y pasar un poco de fresco de primera hora. Visita al coche para dejar el forro polar, calentamiento va meadilla viene… y ale a la salida.

Última prueba de fuego antes de: “Sevilla 2012, la Maratona”. Y salió bien, aceptable, con mmp por segundos (1h:47min:38seg). Era mi ilusión rondar la hora cueranta y cinco, pero tras completar la primera vuelta (circuito de dos con final en el estadio-polideportivo) ya sabía yo que la cosa no iba tan bien, aceptamos barco. En el km. 17 aprox el nervio ciático, o el músculo piramidal, o lo que sea, vamos justo en el carrillo derecho del culo (hablando en plata), me empezó a pinzar y a pinchar, pero no afectó demasiado a mi ritmo, de hecho el último km. lo hice en plan serie de 1000 (a topeee).

No me voy a extender mucho, ya digo Getafe feo, empedrao incluido, recogida de chip y dorsal correcto, avituallamiento correcto, posicionamiento de los corredores incorrecto (masificada, 4000 personas y tal), y una tontuna con la entrega de camisetas (talla “única”, la mía talla M la tuya talla L). Después cañitas en buena compañía, y tripeo del bueno… La familia ni está ni se la espera.

Queda na y menos, me he tomado 2 días de descanso, pero mañana volvemos al “aguataque”, Sevilla is near.

Deja un comentario

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: